Hace un par de semanas os dejaba el primer fascículo de nuestra colección Beyond The Barricade, porque como todos sabemos enero es el mes de las colecciones (igual que septiembre), en él podíais conocer un poquito más de Fra Fee, el actor que interpreta a Courfeyrac (aquí).


Hoy, en nuestra segunda parte de Beyond The Barricade tenemos a KILLIAN DONNELLY, que interpreta a Combeferre. Ya os contamos algo de él en nuestro post sobre Les Misérables (Now bring me prisoner 24601) cuando mencionábamos a los otros actores que no debíais perder de vista, aquí os ayudaremos a que lo conozcáis un poco mejor.

Espero que os guste!!  M.



[THE ORIGINAL INTERVIEW IN ENGLISH IS RIGHT AFTER THE SPANISH TRANSLATION]


BiS: En primer lugar, recientemente has estado en algunas de las producciones más importantes del West End pero, ¿cómo empezó todo? ¿Cuándo te diste cuenta de que querías ganarte la vida como actor?


KD: En un principio, yo quería ser profesor pero empecé cantando en un coro local a los 8 años. A partir de ahí empecé a involucrarme en funciones escolares locales. Hice de Fagin en Oliver cuando tenía 11 años y ahí fue cuando me picó el gusanillo. Estar delante de una audiencia haciéndoles reir y oír el aplauso; eso era lo que me encantaba. Entonces me uní a una sociedad musical amateur cuando tenía 15 años y seguí actuando como el chico del fondo durante unos años. Cantando alguna línea suelta, diciendo alguna frase suelta y llevando la mitad del decorado conmigo. A los 19 años conseguí mi primer trabajo profesional como Príncipe Encantador en una pantomima de Dublin. Pronto eso evolucionó a actuar profesionalmente y la idea de ser profesor se fue desvaneciendo. Me trasladé a Londres en 2008.



BiS: ¿Cuál fue tu debut en el West End? ¿Cómo viviste ese momento? ¿Ha cambiado el sentimiento desde entonces?


KD: Mi debut en el West End fue interpretando a Joly en Les Misérables. Yo era un “swing” cuando me uní por primera vez, pero el actor que interpretaba a Joly se lesionó ensayando, por lo tanto me pusieron a mi. Fue asombroso. No se lo conté a mi madre hasta que me vio en el escenario. Estuve marchando en “One Day More”  con la sonrisa más grande en mi cara. Estaba muy nervioso pero entusiasmado. Ese es el sentimiento que tengo en cada noche de estreno. Los nervios siguen. En cuanto paren, lo dejo.



BiS: Ya has interpretado alguna de nuestras partes favoritas (Raoul, Enjolras, Valjean…),  ¿hay algún papel que todavía sueñes interpretar? ¿Cuál de todos esos es el que tenías más ganas de hacer?

KD: He sido muy afortunado en los papeles que he conseguido. Interpretar a Javert y luego 2 semanas después a Valjean fue un momento increíble. Enjolras era un papel que desde los 2 años que estaba en el show quería hacer cuando el anterior actor se fuera. Raoul, nunca pensé que yo sería el adecuado para hacerlo, y cuando lo hice, me encantó el papel y el show e intenté dejar en él mi propio sello. El único papel que siempre he querido hacer después de verlo en el escenario era Tony de Billy Elliot. Él es el hermano mayor de Billy y recuerdo verlo en Londres hace 6 años y fue un espectáculo increíble. Salí esa noche diciendo “yo quiero estar en ese musical y hacer ese papel”. Nunca antes me había pasado eso con ningún papel. Afortunadamente, 6 años después estoy en el Victoria Palace gritándole cada noche a mi hermano pequeño Billy.
BiS: Ahora que estás haciendo Billy Elliot, ¿es diferente el ambiente del backstage del de los otros musicales (más maduros)? ¿Cómo es actuar cada día con niños?
KD: Hay definitivamente muchas bromas e inmadurez en el backstage de Billy pero he de reconocer que el 90% es por parte de los adultos. Los niños son los actores con más talento y más profesionales que he visto nunca. Cuando piensas que tienes talento, simplemente mira lo que hacen esos chicos cada noche. Hay 4 Billys con los que trabajamos y cada uno aporta su propio estilo y un giro al show. La canción “Electricity” del 2º acto está coreografiada diferente para cada Billy, así que nunca verás el mismo show 2 veces. Me asombra lo profesionales que son cuando tengo que darles un discurso y ni se inmutan ni giran la cara. Están constantemente concentrados y eso es muy raro de ver en niños. Son increíbles. Los adultos, ese es el problema. Chistes y bromas constantes y todo el mundo quiere bailar en un tutu.
BiS: En todo este tiempo que has estado actuando en el West End, debes tener un montón de anécdotas divertidas… ¿Cuál es la historia más embarazosa o la anécdota más divertida que te ha pasado?
KD: Estaba haciendo de Raoul en El Fantasma De La Ópera y era la primera escena con los gerentes en el 1º acto. Yo tenía que entrar hecho una furia a escena y cantar un trozo de diálogo demandando que me dijeran dónde estaba Christine, después de recibir una carta insultante del Fantastma. Anduve hecho una furia por el escenario cantando durante 5 minutos (lo que es una eternidad en el escenario) y finalmente paré, ya que otro estaba cantando. En ese momento miré hacia abajo y vi que había papel del váter pegado a la suela de mi zapato y seguía como medio metro. Me moría de la vergüenza. Era como si Raoul Hubiera estado en el váter leyendo la carta y saltase de la taza para entrar hecho una furia a la oficina del gerente. Le dio un nuevo giro a la escena. El resto de la escena lo hice intentando quitarme el papel. Me reí mucho, igual que el resto de la gente que lo vió.
BiS: Estuviste en el O2 para el 25 aniversario de Les Misérables, cuéntanos sobre aquella experiencia.
KD: El O2 fue un momento increíble. Recuerdo que mi primera salida al escenario era la escena de París, donde toda la compañía toma el escenario, y no paraban de verse los flashes de las cámaras de la audiencia. Increíble de ver. No creo que vuelva a experimentar un momento como aquel otra vez. Yo interpretaba a Enjolras por aquella época en la producción de teatro, así que los ensayos eran por la mañana y luego acabábamos a las 5 en el O2 y nos dirigíamos al Queen’s a hacer el show cada noche. Días largos y agotadores pero increíblemente emocionantes!
BiS: Ahora todo el mundo está entusiasmado con la película de Les Misérables. ¿Cuál fue tu primer pensamiento cuando supiste que ibas a formar parte de ella?
KD: Cuando recibí la llamada de mi agente diciéndome que interpretaría al estudiante Combeferre no me lo podía creer. Cuando fui “swing” en el show interpreté a Combeferre muchas veces así que estaba familiarizado con el papel. Trabajar con Russell Crowe y Hugh Jackman en las barricadas fue una experiencia increíble. Simplemente verlos en el plató es una lección de actuación en directo. Cómo trabajan con la cámara y son tan simpáticos con todo el mundo en el plató.
BiS: Para ti, ¿cómo fue esta experiencia de cantar en directo delante de la cámara?
KD: Fue emocionante ser parte de algo nuevo y tan revolucionario. Pero era la única forma de rodar Les Mis. La obra va totalmente sobre interpretar a través de la canción. Tiene que ser cantado en directo para que puedas hacer tus elecciones de actuación ahí en ese momento, en lugar de en un estudio 3 meses antes de empezar a rodar. Funcionó muy bien cuando vi la película por primera vez. Ponían carpetas durante las tomas para ahogar nuestros pasos o los sonidos de fondo porque los micrófonos eran muy sensibles. Al final ha puesto el listón para futuros musicales.
BiS: Una de nuestras partes favoritas es la barricada, ¿qué parte fue más difícil de rodar? ¿Cuál fue tu favorita?
KD: La parte más difícil de rodar fue probablemente la batalla final. Es una parte enorme del climax de la película y rodamos durante semanas. En la obra los estudiantes mueren todos en la barricada, sin embargo en la película se cogen muchos trozos del libro así que intentamos conseguir tantos como pudimos. Estuvimos corriendo por ahí cubiertos de desechos y sangre con especialistas siendo disparados y explotando alrededor nuestro. ¿El sueño de un chico pero acabamos agotados! La parte que más disfruté fue “The People’s Song”. Semejante plató contruido en Greenwich y cientos de extras. Era como si a los estudiantes del ABC Café nos dieran un enorme patio de juegos. Pude trabajar con caballos y disparar una pistola todo mientras trabajaba con lo mejorcito de Hollywood. Gran semana cuando rodamos “The People’s Song”.
BiS: Y por último, pero no por ello menos importante, habíais un bien número de actores del West End, ¿cómo fue cambiar el escenario por el estudio para todos vosotros?
KD: Estando involucrado en el show durante 3 años, la pregunta siempre salía alguna vez en el backstage “¿cómo rodarías la peli de Les Mis?” “¿A quién elegirías de Valjean?” etc. Por lo tanto cuando finalmente estoy de pie en el escenario de una verdadera calle parisina en lugar de una giratoria era lo que siempre había imaginado. La forma en que Tom Hooper lo ha rodado es muy íntima y aún así tiene algunos de los efectos visuales más increíbles que he visto nunca a tal gran escala. Es algo que estoy muy orgulloso de estar involucrado y cuando tenga 80 años se lo enseñaré a mis nietos.
ORIGINAL INTERVIEW
BiS: First of all, you’ve recently been in some of the biggest shows on the West End but… how did it all began? When did you realise you wanted acting to be your career?
KD: I originally wanted to be a teacher for a career but I started singing in a local choir from the age of 8. I then would get involved in local school shows. I played Fagin in Oliver when I was 11 and then that’s when I caught the bug. Standing in front of an audience making them laugh and hearing the applause; it was what I loved. I then joined an amateur musical society when I was 15 and went on to perform as the guy in the background for a few years. Singing the odd line, speaking the odd sentence and carrying half the set with me. Aged 19 I landed my first professional job as Prince Charming in A Dublin pantomime. Soon that developed into me doing it professionally and the teaching idea fizzled out. I moved to London in 2008
BiS: What was your West End debut? How did you live that moment? Has the feeling changed ever since?
KD: My West End Debut was playing Joly in Les Miserables. I was a swing when I first joined, but the actor playing Joly injured himself in rehearsals, therefore I was put on. It was amazing. I didn’t tell my Mother until she saw me on stage. I was marching to “One Day More” with the biggest smile on my face. I was so nervous but excited. That’s the feeling I get every opening night. The nerves continue. As soon as they stop I’ll give up
BiS: You’ve already played some of our favourite parts (Raoul, Enjolras, Valjean…), is there any role you still dream of playing? Which one of those parts is the one you were most excited about?
KD: I’ve been so lucky in the roles I’ve landed. To play Javert and then 2 weeks later play Valjean was an incredible moment. Enjolras was a role from being in the show 2 years that I wanted to takeover when the actor left. Raoul I never thought I’d be right for and when I got it, loved the part and show and tried to put my own stamp on it. The only role I’ve ever wanted to play after seeing it performed onstage was Tony in Billy Elliot. He’s Billy’s older brother and I remember seeing it in London 6 years ago and it was such an incredible show. I left that night saying to myself “I want to be in that show and play that role.” I’d never done that with any part before. Luckily 6 years later, I’m now at Victoria Palace every night shouting at my younger brother Billy
BiS: Right now you’re playing Tony on Billy Ellliot. Is the atmosphere backstage different from the one in those other (more grown up) musicals? How is it acting everyday with kids?
KD: There’s definitely some pranks and immaturity going on backstage at Billy but I have to admit 90% of that is from the adults. The kids are the most talented and professional performers I’ve ever seen. When you think you’re talented, just look at what these kids do every night. There are 4 Billy’s to work with and each brings their own style and twist to the show. The song in act 2 “Electricity” is choreographed differently to each Billy, therefore you’ll never see the same show twice. I’m amazed at how professional they are when I’ve to make a speech to them and they don’t flinch or look away. They’re constantly focused and that’s so rare to see in kids. They’re incredible. It’s the adults that’s the problem. Constant jokes and pranks and in the end everyone’s looking forward to dancing in a tutu
BiS: In all this time that you’ve been acting on the West End, you must have loads of funny stories… What’s the most embarrassing story or the funniest anecdote that has ever happened to you?
KD: I was playing Raoul in Phantom Of The Opera and it was the 1st managers scene in Act 1. I had to storm on stage and sing and chunk of dialogue demanding I know the whereabouts of Christine, after I’ve received an insulting letter from the Phantom. I stormed around the stage singing for 5 minutes (Which is an eternity on stage) and eventually came to a stop, as someone else was singing. At this point I looked down and see there is toilet tissue stuck to the bottom of my shoe and it trails for about 2 feet. I was so embarrassed. It was as if Raoul was on the toilet reading the letter and jumped off the seat storming into the manager’s office. Gave a whole new twist on the scene. The rest of the scene was played trying to get the tissue off. I laughed a lot, as did everyone else who saw
BiS: You were at the O2 for the 25th Anniversary of Les Mis, tell us something about that experience.
KD: The O2 was an incredible moment. I remember my first entrance was the Paris scene, where the entire ensemble takes to the stage, and the audiences camera’s just kept flashing. Unbelievable to see. I don’t think I’ll ever have a moment like that again. I was Enjolras at the time in the stage show, so therefore rehearsals were in the morning and then we’d finish at 5 at the O2 and head to the Queen’s to perform the show nightly. Tiring, long days but incredibly exciting!
BiS: Now everybody is buzzing about Les Misérables, the movie. What was your first thought when you knew you were going to be part of it?
KD: When I got a phone call from my agent saying I would be playing the student Combeferre I couldn’t believe it. When I was a swing in the show I’d played Combeferre many times so therefore I was familiar with the role. Getting to work with Russel Crowe and Hugh Jackman at the barricades was an incredible experience. Just watching them on set is a life lesson in acting. How they work the camera and are so friendly to everyone on set
BiS: For you, how was this experience of live singing in front of a camera?
KD: It was amazing to be part of something new and so revolutionary. But it was the only way to film Les Mis. The piece is all about acting through song. It has to be sung live so you can make your acting choices there and then rather than in a studio 3 months prior to filming. It worked so well when I saw the movie for the first time. Carpets were put down during takes to drown out footsteps or background noise because the microphones were so sensitive. In the end it’s set the bar for future musicals
BiS: One of our favourite parts is the barricade, what part was the most difficult to shoot? What was your favourite?
KD: The most difficult to shoot was probably the final battle. It’s a huge part of the movies climax and we shot for weeks. In the show the students all die on the barricade, however the movie takes a lot of moments from the book so we tried to get as many of them in as possible. We were running around covered in debris and blood with stunt men being shot and blown up all around us. A boy’s dream but it took everything out of us! The most enjoyable part was The People’s Song. Such an amazing set constructed in Greenwich and hundreds of extras. It was like the students of The ABC café were given a huge playground. I got to work with horses and shoot a gun all whilst working with some of Hollywood’s finest. Great week when filming The People’s Song
BiS: And last but no least, at the movie there were a good number of west end actors, how was it changing the stage for the studio for all of you?
KD: Being involved in the west end show for 3 years, the question backstage would always crop up at some point “How would you film the movie of Les Mis?” “Who would you cast as Valjean?” etc. So when I finally am standing on set of a real life Parisian street rather than a revolving one it was what I’d always imagined. The way Tom Hooper has filmed it is so intimate yet has some of the most incredible visuals I’ve ever seen on film on such a grand scale. It is something that I’m so proud to be involved with and when I’m 80 I’ll be showing it to my grandkids.

Anuncios