Aprovechando que el musical La Bella y La Bestiaestaba finalizando su estancia en el Teatro Principal de Valencia, quedé con su director Daniel Anglès para tomar un café y que me ayudara a comprender mejor el complejo mundo de los musicales en nuestro país. A partir de una pregunta tan simple y a la vez tan complicada como es “¿qué es lo que se mira a la hora de traer un musical a nuestro país?”, analizamos desde los diferentes formatos, la influencia de la prensa, el tipo de público y hasta su lista de sueños que dirigir.


Os dejo lo que me contó y espero que lo disfrutéis y aprendáis tanto como yo aquella mañana =)
QUÉ MUSICAL TRAER.
Yo creo que cuando alguien decide montar un musical en una ciudad o en un país, depende de muchos tipos de factores, depende del tipo de musical. Por ejemplo, un musical de gran formato, sin duda, creo que una de las primeras cosas que se tienen en cuenta es que sea económicamente viable, y, por lo tanto, si son producciones grandes, que siempre dependen de una empresa, que puedan ser rentables, que sean un negocio. Por tanto, partir de criterios artísticos, sin duda, pero siempre pensando en que eso pueda funcionar. 

Cuando se hacen musicales de pequeño formato o de formato medio, a veces el criterio puede ser otro, no quiero decir que no importe si es viable o no económicamente pero sí, una compañía independiente, un teatro público, decide que espectáculos hacer siguiendo otros planteamientos: lo que artísticamente aporta, el riesgo que supone… De alguna forma, lo que se tiene en cuenta es distinto en cada tipo de espectáculo. Nadie montará The last Five Years para ganar dinero y para que económicamente sea viable. Si lo montas, es porque crees en ese espectáculo y buscas la manera de no perder dinero pero el objetivo no es ganarlo, es poder hacerlo.

Esto va cambiando en el tiempo, o sea, hay musicales que en un momento determinado tiene un riesgo mayor o menor y en otro, por factores externos (porque hay una película sobre el musical y de pronto se hace mucho más famoso de lo que era, o por lo que sea), cambia… pero sigue habiendo musicales que siempre serán títulos un poco más arriesgados que otros. Sin embargo, cuando los haces, muchas veces te sale al revés de lo que pensabas y espectáculos que estaban pensados para ser un gran éxito económico fracasan y a veces espectáculos que piensas “esto no va a dar nada” son un bombazo. En ese momento, es cuando aparecemos todos, que nos creemos muy listos, y creemos tener la clave de por qué esto es evidente que no ha funcionado o por qué lo otro es evidente que sí, cuando, en realidad, antes de hacerlo nadie lo tiene claro y todo el mundo piensa que podrá funcionar.
Se trata de un cúmulo de factores: tiene que conectar, que ser el momento y pasar muchas cosas. Y, a veces, utilizando los mismos criterios y haciéndolo de la misma manera, unas veces funciona y otras no; y se ha trabajado igual de bien y se ha invertido lo mismo, pero igual ha coincidido que había otro musical que le ha hecho sombra y éste si se hubiera estrenado en un año distinto habría destacado más.
No obstante, puede que simplemente sea que no. Que de pronto un musical se ha intentado hacer muy bien, se ha trabajado mucho, se ha invertido todo pero ves la función y dices “pues hay algo que no…”. Es esa cosa que tiene la creación artística (el teatro, el cine y todo), que de pronto gente muy buena, que tú la habías visto ya, cambian de espectáculo y dices “pues hay algo aquí que no ha encajado”. 
Igual la idea era muy buena y era necesario porque era un paso rompedor… Como en literatura, que hay libros que cambian la historia de la literatura pero el libro ese en sí tiene poco interés para ser leído, pero supone un cambio, eso en el cine también ha pasado. En musicales también pasa, que ese musical ha planteado un cambio nuevo aunque en sí no haya sido un musical de éxito o tiene problemas de estructura o lo que sea. Es difícil, se intenta muchas veces teorizar sobre “lo que hay que hacer para que un musical funcione”, pero no existe una respuesta, porque sino nadie produciría musicales que fracasen, todo serían éxitos y… no funciona así.
Por la misma razón hay musicales que se estrenan en nuestro país al poco tiempo de estrenarse fuera y otros que tardan más. Alguien de pronto tiene el impulso de que eso que se acaba de estrenar en ese momento, eso puede funcionar y va a muerte. O, al contrario, porque es un éxito muy bestia, económicamente, traerlo es muy caro y hay que esperar un tiempo. O porque nadie tiene claro que ese éxito se pueda repetir en nuestro país. Porque a veces cuando empiezas ves que el tipo de público es distinto, que nuestro público no está tan acostumbrado a ver musicales, que hay referentes culturales que pueden ser un poco más difíciles. Sí que es verdad que hay algunos que se ha ido incluso demasiado rápido, que se ha estrenado el espectáculo y todavía no había sido ni un éxito allí y no se había ni consolidado. Pero creo que es lo mismo, que responde como a impulsos, a veces nos preguntamos “pero cómo es que éste no se ha hecho nunca?”.
POR PONER EJEMPLOS…
Spring Awakening. Yo soy un fanático y un apasionado de este musical. Pero, por ejemplo yo pienso que Spring Awakening es un espectáculo que no debería hacerlo una empresa privada. Spring Awakeningdebería hacerse como hizo Mario Gas con Follies en el Teatro Español. Éste es un espectáculo que ha perdido dinero en todos lados, ¡incluso en Broadway y en Londres! De forma que para alguien de otro país decir “voy a producir eso que en Broadway fracasó” o “voy a producir eso que en Londres fue un desastre absoluto” no es muy incentivador, aunque sea poco riesgo económico. Por eso, para mi, uno de los casos que lo lógico sería que se hiciera en un teatro distinto. Que se economizara el coste para que no se perdiera dinero, pero que el objetivo no fuera ganar dinero como una empresa.
Yo lo monté hace unos veranos en Barcelona en la escuela [AULES], fue una producción entera, y la experiencia fue impresionante. El público lloraba en cada función. Además, lo hice en la escuela porque quería hacerlo con gente de la edad real de los personajes, es decir, gente de 15-16 años. A veces, cuando se ha hecho en alguna ciudad, ha sido con gente de 19, 20 o 21 años; y ya no funciona igual. La función está escrita para que la haga gente de 15-16 años. Estaba Júlia Jové… fue espectacular, es un espectáculo que me encantaría dirigir.
Sin embargo, es difícil, porque como en Broadway y Londres, aunque económicamente no funcionó, es un espectáculo de mucho prestigio, los derechos son muy caros y entonces, comprar los derechos para hacerlo en un formato pequeño no se corresponde…
Into the Woods sería otro ejemplo de espectáculo de máximo prestigio que todo el mundo adora pero que nunca ha sido un éxito ni en Nueva York ni en Londres. O sea, Into The Woods nunca ha estado en un teatro de Broadway arrasando, todas las últimas reposiciones que se han hecho (la del Open Air en Londres, la del Public Theater de Nueva York…) siempre son en festivales, en teatros de temporadas limitadas. Entonces pueden tener mucho éxito, sin duda, y funcionar económicamente, pero son funciones muy controladas y que van dirigidas a conocedores del género. No van dirigidos al gran público en general, y creo que en esto Dagoll Dagom fueron muy valientes cuando lo hicieron en 2008, porque es como todos los espectáculos de Sondheim, por eso Mario Gas haciéndolo en teatros públicos ha encontrado una fórmula muy buena.
Dagoll Dagom se dirigió a su público genérico de siempre, pero a mucha gente le costó entender lo que era, incluso a nivel de prensa, ¿de qué va el musical? pues una caperucita roja, cenicienta y están todos en el bosque… entonces la prensa o incluso la percepción de quien está hablando dice “a pues, será un musical así como más ligero, para niños”. Porque se tiende a pensar, erróneamente, que el musical es siempre una cosa ligera y frívola.
En todo caso, en las producciones grandes, el problema que tenemos en nuestro país (porque Into The Woods no es La Bella y La Bestia pero son más de veinte personajes sobre el escenario y una orquesta de más de doce músicos) es que finalmente lo tienen que dirigir siempre a un público bastante mayoritario porque sino no es suficiente. A no ser, que vayas al Español o al Teatro Nacional u otro de ese tipo.
LA PRENSA
El tema de la prensa es un problema muy grave que tenemos en nuestro país, sobretodo tal y como están las cosas. Las plantillas de muchos medios generalistas (sobretodo la prensa escrita, que está pasando una crisis muy fuerte) son más reducidas de lo que eran y no siempre se pueden permitir tener en la sección de cultura, que ya es normalmente una sección que trabaja con pocos medios, a una persona que sea especialista en teatro musical. A veces te encuentras con periódicos en que a la persona de teatro, de música o de ópera en la sección de cultura le toca ir a cubrir algo de teatro musical. Algunas veces es, simplemente, una presentación y eso no deja de ser transcribir una información y redactar, pero otras es hacer entrevistas o incluso hacer críticas, que es peor todavía, ya que te encuentras con gente cubriendo esto a la que directamente no es que no le interesen, es que no le gustan los musicales. Es como si a mí me mandaran a cubrir una corrida de toros, que yo pondría de titular “que los detengan a todos, son unos salvajes” y me cargaría la corrida de toros. A veces nos pasa, que viene alguien a cubrir un musical y hace una crítica en la que lo que está criticando es el género en sí y no la obra.
Hay excepciones, no generalizo, hay ciertos críticos entendidos y hay por suerte en algunos medios, gente muy entendida.
Luego está, lo que de alguna manera nos ha ayudado mucho que son los medios especializados, todos nacidos a través de internet y que empiezan con Todomusicales, que es la primera página dedicada en exclusiva a esto y que además hace una apuesta muy fuerte, que es cubrir en español lo que pasa fuera también, su planteamiento es “informamos en español de lo que pasa en Madrid, Barcelona, Londres y Nueva York”. Apareció después Broadwayworld Spain pero que de lo que informa es de lo que pasa en España, porque entiende que Broadwayworld, la matriz, ya informa de lo que pasa fuera, entonces ahí no tienes información en español de lo que pasa en Nueva York y en Londres, sino que es otra vía.
Finalmente, plataformas más independientes todavía, como BwayInSpain, Blogdemusicales… de gente que de pronto se apasiona por eso y entonces hace circular información, que es bueno.
Además, cada vez hay más gente que entiende, que hace quince años ni te cuento, que nosotros cuando se estrenó Rent, que además era un musical muy rompedor que tocaba temas delicados llegaban a decir cosas muy fuertes.
Rent fue apasionante. En Barcelona fue una locura, o sea en Barcelona la gente enloqueció, conectó muchísimo con el público. Y en Madrid fue un desastre absoluto. También es verdad que en Barcelona estábamos en el Teatro Principal, un teatro grande pero que tenía su punto, en Madrid de pronto estábamos en la Gran Vía, en el Coliseum. Allí nos pasaron cosas tipo gente en prensa y críticas diciendo “yo cuando pago para ir a ver un musical no puede ser que la gente salga al escenario con tejanos rotos” y que decías “ya, pero es que el musical va de eso”, era todavía ese concepto de que cuando pago para ir a un musical quiero ver “luz, color y fantasía” y no gente que se muere de sida. Luchamos contra eso en Madrid, en ciertos sectores.
Por otro lado, estuvimos solamente cinco semanas en la Gran Vía y todavía hoy me encuentro a gente que viene y me dice “oye, vi Rent en Madrid y me cambió la vida, es lo más bestia que he oído nunca”. Pero Rent en Madrid fue muy duro, llegamos a hacer funciones en el Coliseum con muy poca gente. Y en cambio, en Barcelona estuvimos una temporada entera.
EL PÚBLICO
Para ciertos espectáculos el público varía mucho entre Madrid y Barcelona, para otros no, Mamma Mia! funciona igual y gusta igual en ambas ciudades. Cada ciudad tiene su público, que tiene que ver con el tipo de cosas que han visto antes, por ejemplo: Madrid está muy acostumbrada y ahora es, evidentemente, el sitio en el que se hacen las grandes producciones, los productos de grandes formatos para toda la familia y es el foco de producción. En cambio Barcelona está acostumbrada a los espectáculos de creación de compañías pequeñas, cosas más independientes, más arriesgadas… seguramente, por eso en Barcelona un Rent se recibió mejor. 

Barcelona también tiene una tradición teatral diferente porque Cataluña ha vivido durante muchos años del teatro independiente, de las compañías. Hay muy pocas compañías en Madrid, mientras que Cataluña tiene compañías históricas: Dagoll Dagom, Joglars, La Cubana, Comediants, Tricicle… o sea compañías con 20-30 años de historia. Esto genera un tipo de teatro distinto. En cambio, en Madrid ha sido toda la vida un teatro más de productores, de gente que tiene dinero para producir. Todo eso, lo que hace no es que el público sea distinto, sino que lo hemos enseñado distinto o lo hemos acostumbrado distinto. Entonces, a veces no es tanto cómo sea el público sino a lo que se ha acostumbrado.
EL BOOM DE LOS MUSICALES
El boom de los musicales en Madrid, de las grandes producciones musicales, hubo casos aislados primero como el Jesucristo Superstarde Camilo Sexto, la Evita de Paloma San Basilio…  Para mi, el inicio de lo grande en Madrid es El Hombre De La Mancha de Luís Ramírez con San Basilio y Sacristán, fue un boom enorme en el Lope de Vega. Muy poco después llegó Stage a España, que en su momento se llamaba Rock&Pop, después pasó a ser CIE, CIE-Stage Entertaintment… ha ido evolucionando pero llegó Julia Gómez Cora que es la persona que ha dinamizado esto y llegó con dos apuestas en simultáneo que fueron Rent en Barcelona y La Bella Y La Bestia en Madrid, se estrenaron los dos espectáculos prácticamente al mismo tiempo y eso es el inicio. Stage no ha parado nunca de producir, el Lope de Vega, desde que se hizo Bella Y Bestia, siempre ha tenido espectáculos de gran formato y en Barcelona Stage estuvo menos tiempo produciendo pero se hizo Rent, Notre Dame de París… y luego ya volvió con Mamma Mia!, con Cabaret… pero ya nunca se paró. Al principio Stage tiró sola, un poco junto con Luís Ramírez que seguía haciendo algunos y luego ya empezaron a aparecer los otros. Es cuando la Gran Vía empezó a recuperar el Lope, el Coliseum…
Entonces, hay que situarse allí, El Hombre De La Mancha como anticipo y la llegada de Julia con Bella y Bestia como el inicio para este tipo de grandes producciones musicales.
¿SERÍA AHORA EL MOMENTO DE VOLVER A TRAER RENT?
Yo, Rent lo volvería a hacer toda la vida‼ Pero no sabes nunca. Quién en Madrid decide de pronto que Rent, que fue un desastre absoluto, “vamos a volver a hacerlo”. Igual sí, igual alguien lo haría y sería el exitazo. Mira lo que pasó con Chicago, por ejemplo. Pero siempre es muy difícil ponerse en la piel de quien tiene el dinero y tiene que hacerlo y tiene que decidir entre si hace Rent o Grease.
En la piel del productor no podemos ponernos, aunque tengo que decir que tenemos productores muy valientes y muy arriesgados en nuestro país, que han apostado muchas veces por títulos donde el corazón ha mandado por encima de la razón. Es siempre ese punto de riesgo que tiene que tomar quien decide.
EN UN FUTURO…
A mi me gustaría que se hiciera Wicked, por ejemplo, me encantaría, porque creo que es una bomba de musical. Pero estoy de acuerdo, por conversaciones que he tenido con Julia [Gómez Cora], ella muchas veces opina de Wicked que no tiene claro que la historia del Mago de Oz sea tan conocida aquí como es fuera. No sé, es muy posible que alguien se decida algún día. A mí es uno de los que me gustaría mucho ver aquí.
Respecto a los espectáculos que a mi me gustaría dirigir, tengo varios en la lista. Me gustaría dirigir algún día A Chorus Line, Jesucristo Superstar y Sunset Bulevar. Son tres producciones que me encantaría dirigir pensándolas de nuevo, no trayendo la producción americana sino creando un concepto para la producción aquí. Esa es mi lista de sueños, que por ponerlo, pues que no quede. Yo voy ahí dándoles vueltas en la cabeza y, en algún momento de mi vida, sin ninguna prisa, que me llegue la oportunidad y darle ese giro que yo creo que se le puede dar.

Hasta aquí la magnífica explicación de Daniel Anglès, espero que os haya servido para aclarar algunas ideas. Y yo aprovecho para agradecerle a Daniel haber querido participar en este blog, sobretodo con este pedazo de artículo =)


Daniel Anglès y el resto de reparto de RENT
M.

Anuncios