“Drink with me”, traducida al castellano como “La noche”, es una de mis canciones favoritas y qué mejor que una frase suya para introducir lo que fue el estreno de anoche.

Llevábamos desde marzo esperando el momento en que unos jóvenes revolucionarios pisasen las calles valencianas y nos animasen a unirnos a sus barricadas. Incluso desde hace semanas podías ver calles con banderitas y carteles… Ya esta semana os enseñaba cómo iban construyendo lo que tendrían que ser esas calles de París y, al fin, llegó la noche del estreno.

El Palau de Les Arts, o el casco de la Ciudad de las Ciencias o como lo conozcas (porque nadie tiene muy claro exactamente qué es), resultaba el marco perfecto para semejante ocasión. Reconozco que mi otra referencia de Los Miserables fue el BTM de Barcelona, espacio que fue muy polémico en aquella época por no ser adecuado para la producción. En lugar de cantar las alabanzas del espacio, que bien lo hemos pagado los valencianos… creo que os interesará más cómo fue la función.


Tuvimos photocall antes de empezar, por supuesto, como todas las grandes ocasiones lo merecen, con caras conocidas traídas de Madrid para el evento… y de Londres! porque la cara que más ilusión me hacía ver en persona era la de SIR CAMERON MACKINTOSH!! Los theatre nerds como yo comprenderán por qué tanta emoción.. al resto os lo explico ahora mismo: ese hombre es una leyenda viva, gracias a él existe Los Miserables, El Fantasma de la Ópera, Miss Saigon, Cats (veis por dónde voy?), también es el responsable de que se hiciera la película de Les Misérables (y por tanto del Oscar de Anne Hathaway… y de Russell Crowe… bueno, nadie es perfecto). Sir Cameron resultó ser un hombre bastante sencillo y cercano, encantado de hacerse una foto conmigo y de firmarme el disco del musical.. incluso pudimos comentar brevemente la noticia de que Alfonso Casado (que también andaba por ahí ayer) será el director musical de la nueva producción de Miss Saigon y me resultó súper curioso que al Sr. Mackintosh se le notaba tan encantado por la noticia como a nosotros! Como cuando tienes un regalo para alguien que sabes que le va a encantar y mueres de ganas por dárselo =)

Julia Gómez Cora (directora de Stage en España), Sir Cameron Mackintosh, MªJosé Catalá (Consellera de cultura)
Respecto a la función… Aaaaiiisss!! Es taaaan bonito como lo recordaba!! Y es que la película (por buen remedio que sea para matar el gusanillo de Miserables) no le hace ninguna justicia. El primer acto se pasa a tal velocidad, que a la que te das cuenta ya tienes a Enjolras marchando hacia la revolución delante tuyo. El segundo acto lo pasé como siempre entre lágrimas, aunque no tantas como el chico que tenía sentado al lado mío, que al pobre le debió entrar un “ataque de alergia muy fuerte y repentino” con la muerte de Gavroche, porque sí, *SPOILER ALERT*, esta es una obra en la que, como dicen por ahí, muere hasta el apuntaor. Conclusión: que nadie se deje el paquete de kleenex en casa!!
Por alguna razón, para mí, uno de los momentos más emotivos de la función y que marca el momento de sacar los kleenex del bolso, es durante la canción “La Noche”, cuando el borracho Grantaire da voz al miedo de todos los que están en la barricada, si todo lo que están haciendo vale la pena, y hay ese tenso silencio entre Enjolras y él… sólo de escribirlo ya se me pone la piel de gallina.

Y qué decir de los actores? He dicho muchas veces que el reparto que se juntó ya para Madrid y Barcelona era de los más potentes en conjunto que había en el mundo, porque te puede gustar mucho Valjean o Marius o Enjolras… quizás un par… pero todos???!! Eso es todo un logro. Por eso, quizás, han conseguido movilizar la cantidad de fans que tienen… y por eso, también, a la mayoría de nosotros nos hizo tanta ilusión ver que la mayoría de esos nombres se repetían para esa gira. Si me preguntáis quienes son mis favoritos, sin duda serían Ignasi Vidal como Javert, Guido Balzaretti como Marius y Lydia Fairén como Eponine. Desde que lo vi la primera vez, me pareció que Ignasi tenía tanto el “parar” como la voz perfecta para Javert… y puedes ver la tortura interna a la que se ve reflejado el personaje en todo momento. Con Guido siempre me pasa una cosa curiosa: sé que tiene una gran voz, me encanta desde el primer momento en que se pone a repartir panfletos por las calles de París, pero siempre, siempre, siempre flipo cuando llega “Sillas y mesas vacías”. De Lydia solo puedo decir que es la Samantha Barks española. Y punto.

Respecto a los cambios en los personajes principales, Elena Medina hace una maravillosa Fantine, la única pega que le puedo poner es que no me gusta nada el rubio de la peluca que le han puesto a la pobre, porque por lo demás, os va a dejar con la boca abierta. Carlos Solano, al principio no tenía muy claro si me iba a convencer o no, pero reconozco que me fue ganando por momentos… además de que echaba de menos a un Enjolras moreno, y a éste le favorece el famoso chaleco del xilófono que no veas. El único con el que me quedé un poco decepcionada fue con Valjean. No es que Nicolás Martinelli lo haga mal, todo lo contrario, el chico lo hace estupendamente y a quien nunca haya visto el musical le encantará. Sin embargo, cualquiera que haya visto a Gerónimo Rauch (aquí o en Londres) entenderá a qué me refiero, porque ese hombre es una bestia, probablemente uno de los mejores Valjeans que han habido en el mundo, y ha dejado el listón realmente alto. Por lo tanto, con el grito final del Soliloquio de Gero todavía fresco en mi memoria, éste se me quedó un poco flojo, pero no por ello mal ejecutado.

Huelga decir que la noche acabó con el Palau de Les Arts al completo en pie, con las palmas de las manos rojas de tanto aplaudir a una compañía que, al completo, se ganó la ovación a pulso.

Si no habéis ido ya, no os podéis perder este gran musical y, un pequeño consejo, si vais un poco justos de dinero, os recomiendo que le echéis un ojo a páginas como atrápalo.com, donde podréis encontrar entradas con descuento, que, aunque pequeño, siempre es bien recibido =)


Marta.
Anuncios