Al pensar en los musicales de Dagoll Dagom, nos vienen dos a la cabeza: los míticos ‘Mar i Cel’ y ‘Flor de Nit’. La producción original de ‘Flor de Nit‘, con libreto de Manuel Vázquez Montalbán y música de Albert Guinovart, es de 1992. Yo tenía 3 años así que, como comprenderéis, no la vi. El año pasado se estrenó en Barcelona, en el Almeria Teatre, un revival en versión ‘Cabaret’ de este musical producido por Gataro y, pese a las ganas que teníamos, al final no pudimos verlo y nos quedamos con la espinita clavada. Por suerte, el espectáculo está de gira y el viernes pasado pasaba por el teatre Auditori de Sant Cugat, muy cerca de Barcelona. Esta vez no perdimos la oportunidad y por fin pudimos disfrutar de esta joya.

El título del espectáculo, ‘Flor de Nit, el Cabaret’, ya nos daba pistas de cómo iba a ser la cosa. La platea convertida en una sala de cabaret con un montón de mesas, el vestuario provocativo de los actores y los primeros giros de muñeca a lo “Bob Fosse” nos lo confirmaron. Y es que la Barcelona de finales de los 30 no era tan diferente del Berlín de esa época. En un momento de agitación político, el Paral·lel nocturno, lleno de clubs de alterne, teatros de revista, y, sobretodo, muchos bohemios revolucionarios y soñadores, vivía una época de esplendor.
‘Flor de Nit’ cuenta la historia de uno de esos clubs y de cómo Rosa, una chica sencilla y con principios, acaba siendo una de las atracciones principales del mismo. Atrapada entre dos hombres, Quimet, un anarquista revolucionario, y Reynalds, un burgués intelectual que la colma de atenciones y regalos, deberá elegir entre dos vidas y luchará por seguir fiel a sus ideales a pesar de las circunstancias.
La partitura es una maravilla (muchos dicen que la mejor de Guinovart) y los arreglos de Xavier Torras son un gran acierto que encaja de maravilla con la sugerente coreografía. Tres músicos y cuatro instrumentos (un piano, un saxo, un clarinete y un violín) son suficientes para que las variadas melodías –copla, jazz, tango…– embriaguen al púbico.
El elenco, liderado por Beth Rodergas, que defiende el papel de Rosa con pasión (va mejorando a medida que avanza la función), lo componen Lluís Canet, Lluís Parera, Marc Pujol, Bealia Guerra, Patricia Paisal y Joan Vázquez, algunos de ellos realizando hasta tres papeles distintos. Destacan los carismáticos Joan Vázquez y Patricia Paisal, que se meten al público en el bolsillo cada vez que cantan.
La escenografía, el vestuario y el maquillaje recuerdan mucho a algunas escenas de Cabaret o Chicago.
Estamos seguras que esta reinterpretación cabaretera del musical ha sorprendido gratamente a aquellos que recuerdan la producción original. A nosotras nos ha gustado, pero seguimos con el deseo de volver atrás en el tiempo para poder disfrutar de la esencia de aquel primer ‘Flor de Nit’ que cautivó a Barcelona en el 92. ¡Quién tuviera una máquina del tiempo…!

 

Paola
Anuncios