Por tercer año consecutivo, hemos podido disfrutar de un espectáculo dedicado al Teatro Musical en el festival veraniego de El Grec. El año pasado alucinamos así que este año no podíamos perdernos este Swing Broadway.

Con dirección escénica y dramaturgia de Paco Mir y dirección musical del maestro Andreu Gallen, el show dio más protagonismo que nunca al baile con las impresionantes coreografías de Maria Bossy.

Durante casi dos horas pudimos disfrutar de grandes clásicos del musical -desde Cole Porter, pasando por Bernstein, a Sondheim- al ritmo de una big band de lujo, la Barcelona Jazz Orquestra. El polifacético Ivan Labanda (actor, cómico, imitador, cantante, sorprendentemente buen bailarín… ¿hay algo que no sepa hacer?) hizo de presentador y suplió con su encanto y buen humor algunas pequeñas carencias del guión.

Los cantantes principales, Javier Arroyo “Jota”, Xavi Duch, Mercè Martínez, Patricia Paisal, Diana Roig, Lucía Torres, y el propio Labanda,-con la participación de Miguel Ángel Sánchez-, tuvieron todos su momento. Menos nombres que el año pasado y, quizá, menos conocidos (a excepción de Mercè), pero no por ello peores. La mayoría de ellos participaron también en las vertiginosas coreografías tanto de Jazz como de Claqué, lo que demuestra que aquí vamos sobrados de talento. ¿Nuestros favoritos? Mercè y sus tablas en el escenario (genial en “Bewitched, bothered and bewildered” y en el dueto “You’re the top” de Anything Goes con Ivan Labanda) y Xavi Duch que, como siempre, derrochó entusiasmo y profesionalidad cada vez que aparecía en escena.

El espectáculo contó además con la colaboración especial de la Companyia Bratislava, que puso el toque cómico a la noche, y el televisivo Àngel Llàcer (el verdadero, y su imitación de Ivan Labanda) que dejó boquiabierto al público (sobre todo a una niña de la primera fila a la que él mismo aseguró que nunca olvidaría ese momento) con su apoteósico “New York, New York” a lo Frank Sinatra.

Fueron muchos los números show stoppers de la noche. Un muy sexy “Big Spender” (Sweet Charity), unos “Something’s Coming” (West Side Story) y “Nowadays” (Chicago) muy originales cantados a cuatro voces (un 10 para las orquestraciones de Jordi Cornudella)… pero, sobre todo, fueron las grandes coreografías las que destacaron y entusiasmaron al público. El año pasado Xavi Duch ya nos sorprendió con el único número de claqué de la noche. Este año han sido tres las veces que el escenario ha resonado al ritmo de las claquetas de los bailarines y es que el claqué está de moda, y nos encanta. De todas, “Tap Your Troubles Away” (Mack and Mabel) nos robó el corazón. Destacaron también las coreografías de “New York, New York” por parte de los marineros de On The Town y, sobretodo, la de “It’s Too Darn Hot” (Kiss Me, Kate), con Patricia Paisal con un vestido de ensueño volviendo locos a los bailarines (bravo el vestuario de Marc Udina).

Para levantar estos vistosos números musicales, el espectáculo contó con un cuerpo de baile formado por la propia coreógrafa, Maria Bossy (una de las auténticas estrellas de la noche) y los bailarines Alejandro Carrera, Roser Font, Alejandro Llorca, Salva López, Marius Praniauskas i Èlia Solé. Mención especial también para la iluminación de Ignasi Morros.

Una noche casi redonda en la que, pese a los pequeños contratiempos causados por la complejidad y vertiginosidad del montaje, ganaron el espectáculo, la diversión y el baile.

La variedad del público y su respuesta (standing ovation completa al final) demostró que los musicales sí tienen tirón. En la última canción nos decían que “aunque pensáramos que estábamos en Broadway, estábamos en el Poble Sec”. Sin embargo, por un rato nos hicieron olvidar esa realidad y nos trasladaron a nuestra avenida favorita. Esperamos poder disfrutar de esta ya tradición de la Nit de Musicals durante muchos años más en el entorno inmejorable del Teatre Grec.

Paola Marín

Anuncios