El pasado lunes 5 de junio tuvo lugar en el Palau de les Arts de Valencia la edición número veinte de los Premios Max de las Artes Escénicas, una gala donde se galardonan a los mejores profesionales del panorama español en veintiséis categorías diferentes, tres de ellas honoríficas, teniendo como novedad este año el premio al mejor espectáculo de calle. La encargada de amenizar el acto en esta ocasión fue la conocida presentadora Ana Morgade, junto a nueve artistas valencianos.

Esta vez Valencia fue elegida de nuevo para acoger los “Goya” del teatro, y una gala tan importante no nos la podíamos perder. La noche empezó con un photocall, donde desfilaron todos los presentadores y finalistas de los premios así como autoridades políticas como el President de la Generalitat Valenciana Ximo Puig, el Alcalde de Valencia Joan Ribó, o el Conseller d’Educació, Investigació, Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana Vicent Marzà, incluso Íñigo Errejón, que no se quiso perder la oportunidad de acompañar a sus compañeros de partido valencianos, chico listo. Además, también estuvo presente el comité organizador de esta 20 ª edición compuesto por el presidente de la Fundación SGAE, José Miguel Fernández Sastrón (presidente de la SGAE), Juli Disla (director institucional de Artes Escénicas de la Fundación SGAE), Paloma Pedrero (vicepresidenta del Colegio de Gran Derecho de la SGAE) y los autores Eduardo Galán, Ana Graciani, Paco Mir, Robert Muro, Manuel Segovia, Mercedes Suárez, Pera Tantiñá, Eva Yerbabuena y Joan Vives.

 

La gala dio comienzo con un mini espectáculo y la aparición de Ana Morgade. A continuación, la Banda Sinfónica del 8 de Marzo de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV), compuesta por más de sesenta mujeres, conquistó el escenario inundando de alegría y aplausos todo el teatro, un toque valenciano perfecto para dar comienzo a estos premios de teatro. También colaboraron en la gala los alumnos de la ESAD y ocho pequeñas artistas.

A lo largo de la noche, se fueron alterando espectáculos teatrales, musicales y de danza, con recogidas de premios, donde interactuaban entre sí los artistas y la presentadora, creando algunos gags graciosos para el disfrute del público. Todos juntos consiguieron que la gala fuese fluida, aunque quizá una humilde servidora esperaba algo más espectacular como alguna actuación de musical de las nominadas o un sketch de una obra o una baile de ballet… no sé, algo más visual y duradero que los pequeños shows que hicieron. Aún así, he de felicitar a los artistas que actuaron, muy bien por ellos.

Los ganadores fueron siendo llamados según su categoría y nos dejaron momentos memorables con sus discursos en los que, aparte de los típicos agradecimientos a su familia/pareja/amigos/compañía, denunciaron la situación del teatro en general y, sobre todo, de la mujer, pues no hay que olvidar que este año la gala estaba dedicada a las autoras, esas grandes olvidadas del teatro en general. Otros temas fueron las superaciones personales o los agradecimientos a los técnicos y regidores que trabajan en la sombra para que todo funcione, que como regidora que soy, me tocó la fibra sensible.

Aquí os dejo la lista de premiados por orden de entrega de estos Premios Max de las Artes Escénicas del 2017:

Mejor espectáculo de calle
Mulïer de Maduixa Teatre, S.L.

Mejor espectáculo infantil o familiar
Amour de Cía. Marie de Jongh.

Mejor espectáculo revelación 
inTarsi de Compañía de Circo ‘eia’.

Premio Max Aficionado a las Artes Escénicas al Grupo Yeses

Mejor diseño de espacio escénico
Curt Allen Wilmer por Hamlet.

Mejor diseño de vestuario
Iraia Oiatzabal por Oskara.

Mejor diseño de iluminación
Carlos Marquerie por Caída del cielo.

Mejor dirección de escena
Carme Portaceli por Només són dones.

Mejor elenco de danza
Kukai Dantza (Jon Maya, Eneko Gil, Martxel Rodríguez, Ibon Huarte, Urko
Mitxelena, Alain Maya y Jonatan López) por Oskara.

Mejor intérprete femenina de danza
Rocío Molina por Caída del cielo.

Mejor intérprete masculino de danza
Manuel Liñán por Reversible.

Premio Max a la contribución a las Artes Escénicas a la Fundación del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

Mejor actriz de reparto
Ainhoa Santamaría por La estupidez.

Mejor actor de reparto
Paco Ochoa por El laberinto mágico.

Mejor actriz protagonista
Nuria Mencía por La respiración.

Mejor actor protagonista
Ángel Ruiz por Miguel de Molina al desnudo.

Mejor producción privada de artes escénicas
Historias de Usera de Kubik Fabrik, S.L.U.

Mejor espectáculo musical
Cervantina. Versiones y diversiones sobre textos de Cervantes de Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC-INAEM) y Ron Lalá Teatro, S.L.

Mejor espectáculo de danza
Oskara de Kukai Dantza.

Mejor espectáculo de teatro
Només són dones de Factoria Escènica Internacional, S.L.

Premio Max de Honor a Salvador Távora

Mejor autoría revelación
María Cárdenas por Síndhromo.

Mejor adaptación o versión de obra teatral 
José Ramón Fernández por El laberinto mágico.

Mejor composición musical para espectáculo escénico
Damián Sánchez por Mulïer.

Mejor coreografía
Rocío Molina por Caída del cielo.

Mejor autoría teatral
Alfredo Sanzol por La respiración.

 

A destacar de los ganadores en esta 20 ª edición de los Max, fue la gran presencia valenciana y vasca entre los finalistas, y lo repartidos que estuvieron los premios pues, a pesar de que la obra vasca de Oskara estuviese nominada a 7 premios, tan solo se llevó 3, siendo aún así la más galardonada de la noche junto a Caída del Cielo. Només són dones, El laberinto mágico, La respiración y Mülier se fueron a casa con dos “manzanitas” y el resto de los ganadores, con una.

La gala de los Premios Max terminó con la presencia de nuevo de la FSMCV y con una foto de familia de todos los finalistas y premiados sobre el escenario. Fue el fin de una noche agradable que nos recuerda que el teatro, el musical y la danza siguen vivos a pesar de la crisis, de las trabas políticas y económicas, de la incultura general… la gente ama las artes y continúa acercándose a los teatros y auditorios para disfrutarlas. Y desde aquí quiero dar las gracias a cada una de esas personas que hace que la magia del teatro siga viva.

 

L.J.

Anuncios