Últimamente tenemos el blog un poco abandonado, lo sé, no es por falta de ganas ni de espectáculos en cartel. Parece que sin darnos cuenta ya casi hemos pasado el primer mes de 2019 y se nos acumulan las noticias que contaros.

Ya llevábamos semanas oyendo las buenas críticas de Los 39 Escalones, sus localidades agotadas, y, por fin, la semana pasada estuvimos en el Eixample Teatre.

Es curioso, hace unos años cuando fui a Londres se estaba representando en el Criterion Theatre, aquel que se encuentra justo donde la estatua de Picadilly Circus, donde llegó a permanecer durante 9 años, convirtiéndose en la 5ª obra con mayor permanencia en cartel en Inglaterra. Yo no llegué a entrar, pero reconozco que me quedé con la copla, así que cuando vi el anuncio de que Som-hi Films lo traería a Barcelona, no me pudo hacer más ilusión.

Adaptación de la película de Hitchcock de 1935, a su vez adaptación de la novela de John Buchan sobre un hombre corriente que al intentar ayudar a una mujer, que resulta ser agente secreta, se ve involucrado en una trama de espionaje y perseguido por todo el país falsamente acusado de su asesinato. La obra está diseñada para que 4 actores interpreten a todos los personajes, llegando a interpretar en alguna ocasión a varios personajes a la vez. Además, esta parodia está plagada de alusiones a otros títulos de Hitchcock y cambios escénicos vertiginosos.

Bajo la dirección de Pau DozJavier Arroyo ‘Jota’ interpreta al señor Henney, el único que mantiene su personaje durante toda la función, mientras que Rubén Yuste y Xavi Duch (quienes ya nos habían conquistado como tandem cómico en Sugar) interpretan al resto de personajes masculinos y alguno que otro femenino (ejem! Daphne, Ejem! Josephine, ¿os suenan?). En nuestro caso fue Marta Tomasa quien se encargó de los papeles femeninos, aunque alternando el papel con ella se encuentra Laura Olivella. Esta es una de esas ocasiones en las que me resulta absolutamente imposible destacar a un solo personaje, ya que el punto fuerte de esta producción radica en la unión de su elenco. Elenco que se nota a la legua que se lo pasa pipa durante toda la función. Es tan difícil mantenerse serio en algunas escenas que ni ellos mismos lo consiguen en ocasiones.

En resumen, humor absurdo del que te arranca la carcajada. Irresistiblemente divertido, le alegrará la tarde a cualquier alma triste. ¿Aún no tenéis vuestra entrada? ¡Pues estáis de suerte porque acaban de prorrogar hasta finales de febrero!

M.

48278027_265467697391783_7391861474894807040_n

Anuncios