Ya somos unas veteranas del concierto de Broadway que cada año nos regala el Festival Pedralbes con nuestro querido Alfonso Casado a la Dirección Musical. Este año prometían novedades, así que no podíamos perdérnoslo.

El ‘ingrediente Hollywood’ se ha unido a Broadway (suponemos que para llegar a más público); nuestra Ruth Lorenzo se ha unido como artista invitada a los cuatro solistas llegados directamente del West End de Londres (Katie Birtill, Emma Hatton, Stuart Neall y Jeremy Secomb); Víctor Conde (otro de nuestros favoritos, cuyo cinéfilo toque resulta inconfundible) ha ejercido como Director Artístico; y el espectáculo ha contado con cinco bailarines (Milan Crawford, Jordan Issac, Jessica Lilley, Elizabeth Armstrong , Guy Salim) coreografiados por Amaya Galeote (la danza siempre es un plus, pero estamos seguras que un poco más de espacio para los bailarines los hubiese hecho lucir más).

La Orquesta Arts Symphony Ensemble fue la encargada de llevarnos de viaje por todas aquellas melodías de cine y teatro musical que viven en nuestra memoria (incluso la más reciente), desde Cantando Bajo la Lluvia hasta El Gran Showman, pasando por Sonrisas y Lágrimas, Cinema Paradiso, Moulin Rouge o ¡incluso James Bond!

A los Theatre Nerds quizá se nos quedó un poco más descafeinado y previsible que otras veces, pero el espectáculo seguro hizo las delicias de los más cinéfilos. Nosotras alucinamos sobretodo con Katie Birtill, que cada vez que cantaba nos trasladaba a Broadway, y con el vozarrón de Ruth Lorenzo, que se llevó las mayores “standing ovations” con su rendición de Purple Rain y I Will Always Love You.

No podemos olvidarnos de mencionar a Adam Fisher en el diseño de sonido, Pol Turrents en el audiovisual y David Hoyo en la iluminación, que hicieron que el show brillara técnicamente.

Pese a que el público fue bastante soso en general (suele pasar en estos festivales un poco más “exclusivos”), el bis que nos regalaron (“There’s no Business like Showbusiness“) nos dejó a todos con una sonrisa en la cara y seguramente con la melodía en la cabeza por un par de días como mínimo. No hay canción que refleje mejor este mundo del espectáculo que tanto amamos.

¡Hasta el año que viene, Festival Pedralbes!

Paola Marín