Si hay un tándem sinónimo de éxito teatral en este país, ellos son Àngel Llàcer y Manu Guix. Gracias a ellos hemos podido disfrutar de El Petit Príncep, Priscilla Reina del Desierto, La Jaula de las Locas… y ahora se han atrevido a traernos al Teatro Coliseum de Barcelona, de la mano de la Productora Nostromo Live, uno de los musicales de culto más locos: ¡La Tienda de los Horrores!. Estrenaron ayer con un éxito rotundo y rodeados de amigos, y nosotras no podíamos perdérnoslo.

Se trata de la comedia rock con música de Alan Menken y libreto de Howard Ashman que triunfó en el Off-Broadway en los 80 y que acabó llevándose al cine en 1986, protagonizada por Rick Moranis y Ellen Greene, convirtiéndose en todo un clásico. Nos cuenta la historia de Seymour, un joven botánico que trabaja en la Floristería del Sr. Mushnik en el humilde barrio de Skid Row, cuya vida cambiará por completo al empezar a cuidar a una planta muy particular. Lo que parece una historia simple, profundiza en temas como los límites entre el bien y el mal con grandes dosis de humor negro.

Si a ello le añadimos la frescura de una música muy sesentera con toques rock & roll, doo-wop y Motown el resultado es, como mínimo, sorprendente. En palabras del propio Alan Menken: “It’s so bad it’s good” (“es tan malo que es bueno”). En este caso es Manu Guix quién se ha encargado de la orquestación de esta maravilla de partitura y junto con su banda de cinco excelentes músicos son los responsables de tocarla en directo cada noche (al estar elevados en segundo nivel y en el propio escenario, se puede disfrutar visualmente de los músicos, lo que sucede pocas veces en los musicales y es una auténtica gozada).

Guix no solo lidera la banda. Debuta como actor poniendo voz a uno de los personajes más importantes de la historia: la planta Audrey II. Y tenemos que reconocer que protagoniza algunas de las mejores escenas del espectáculo (nos dejaron alucinadas con “Feed Me”/”Dame”). Verle tocar, dirigir e interpretar a la vez es toda una experiencia.

En el elenco encontramos también al tierno Seymour de Marc Pociello, derrochando aun más adorabilidad que de costumbre (Sí. Es posible); a una Diana Roig interpretando a una Audrey dulce e ingenua con aires “poligoneros” y con una voz que embelesa (tenemos muchas ganas de ver a Sylvia Parejo, alternante en el papel de Audrey, así que ya tenemos excusa para volver); a un Jose Corbacho desatado interpretando al malvado dentista y a otros 4 o 5 personajes más, mientras se mete a todo el público en el bolsillo; y a Ferrán Rañé, muy convincente como el Sr. Mushnik. Completan el cast Víctor Gómez, Sylvia Parejo, Bernat Cot, Natán Segado, Raquel Jezequel y The Sey Sisters , que merecen su propio párrafo.

The Sey Sisters son un grupo gospel formado por tres hermanas catalanas de origen Ghanés que ya llevan años dando que hablar. Además de su evidente talento vocal se han formado en teatro musical y la decisión de hacer que dieran vida Ronette, Chiffon y Crystal en La Tienda de los Horrores es, en nuestra opinión, de lo más acertado que hemos visto en años. Interpretan a un trío de “chicas de la calle” que van comentando la acción y aconsejando a los personajes principales durante  toda la obra. Su presencia y “flow” en el escenario es indiscutible, y no pueden ser más divas. Cuando no están en el escenario estás deseando que aparezcan otra vez y en ellas es donde más brilla la coreografía de Miryam Benedited y el vestuario (literalmente).

La escenografía futurista corre a cargo de Enric Planas y Carles Piera y el orginal, arriesgado y colorido vestuario de Míriam Compte. Nos encantó la electrizante iluminación de Albert Faura, no apta para vistas sensibles.

A nosotras esta Tienda de los Horrores nos ha conquistado y sus emblemáticas canciones (Little Shop of Horrors, Downtown, Suddenly Seymour…) no se nos van de la cabeza. ¡Corred al Coliseum antes de que no queden entradas!

vertic_880_0 (2)

Pd: En el Off-Broadway se acaba de estrenar un revival protagonizado por Jonathan Groff (insertar mil corazones) y Christian Borle, así que si por casualidades de la vida pasáis por allí y la Tienda de los Horrores de Barcelona os ha dejado con ganas de más… ¡no os lo perdáis!

Paola Marín

 

 

 

Anuncios