En una temporada llena de espectáculos que llevábamos meses e incluso años esperando  para poderlos disfrutar en nuestro país (ejem, Billy Elliot, ejem, Casi Normales), acudir al teatro sin idea de si lo que vas a ver te gustará siquiera da un poquito de vértigo. Una sensación entre el escepticismo y la emoción. Vale, no oleréis el riesgo en el ambiente, no es el subidón de adrenalina de saltar en paracaídas con los ojos vendados, pero al fin y al cabo estáis leyendo un blog de teatro, no Planeta Calleja.

El espectáculo en cuestión ha sido “VIVANCOS: NACIDOS PARA BAILAR” en el Teatro Tívoli de Barcelona. Sobre este espectáculo sólo había oído un resumen de 3 palabras: tíos buenos bailando. Puede que sea una frase adecuada para resumir el espectáculo pero, en realidad, es mucho más. Seguir leyendo “LOS VIVANCOS: EL ADN DEL VIRTUOSISMO”