“How does a bastard, orphan son of a whore
And a Scotsman, dropped in the middle of a forgotten spot in the Caribbean
By providence, impoverished, in squalor, grow up to be a hero and a scholar?”

Sinceramente, cuando le cuentas a alguien que vas a ver un musical sobre uno de los padres fundadores de Estados Unidos, es completamente comprensible la cara de perplejidad del otro. ¿Cómo puede ser que algo con semejante argumento sea el espectáculo de más éxito de los últimos años, tanto que se tuviera que retirar el formato papel de las entradas para evitar la reventa y que años después de ser estrenado siga siendo tremendamente difícil -y caro- poder conseguir una entrada? Seguir leyendo “WHAT’S YOUR NAME, MAN? ALEXANDER HAMILTON!”