PORQUE ELLOS VIVEN DEL ARTE…


Ellos dirán que están venidos a menos, pero nada más lejos de la realidad. Ya son dos veces las que los he podido ver con su espectáculo en el pub Opera en Valencia y siempre hemos acabado con dolor de mandíbula de tanto reír.

La verdad es que éste es un espectáculo un tanto peculiar, no recomendado para menores ni “almas sensibles”, al que hay que ir un poco sabiendo qué puedes esperar de la noche. ¿Por qué tanto aviso? Os preguntaréis angustiados. Porque el humor de estos chicos es un humor canalla, simple, que apela a nuestros instintos más animales… Vamos, que es un humor bastante guarro, de esos que te hacen pensar “ay madre!!” mientras te partes de la risa. Y, os aseguro que no puedes evitar reírte. Uno de los puntos fuertes del espectáculo es que son capaces de soltar las animaladas más grandes con una melodía bonita y hacer que suenen bien, lo que hace que todavía sea más divertido. Otras canciones, van más en la línea de los vídeos de Humor Miserable de Ordinas, destripando con ese humor tan característico desde la Biblia hasta la actualidad de nuestro país… Yo ya no puedo ver las noticias en la televisión sin que suene en mi cabeza eso de “Robar es el deporte nacional”. Y, es que, en realidad, todos sabemos que las mayores verdades son las que se dicen entre risas, ¿o no?



Para mi, Venidos A Menos roza el concepto de lo que se conoce como guilty pleasure (placer culpable). No es que sea como esos programas que, pese a que sepas que te están destruyendo neuronas te encantan… Es más bien, la falta de costumbre de tratar determinados temas tan subidos de tonos, o incluso un poco fuertes a veces, de esta forma tan desenfadada, haciendo que quieras cantar sus canciones en alto y volver una y otra vez. Por poner un ejemplo, ¿recordáis la serie South Park? ¿O el musical Avenue Q, en el que unas marionetas a lo Barrio Sésamo tocaban toda serie de tabúes como la homosexualidad o el racismo? Pues por ahí van los tiros. De hecho, no es una comparación gratuita, ya que los creadores de ambos shows se unieron hace unos años para crear el exitoso The Book Of Mormon, que le da un buen repaso a la fe religiosa (entre otros temas igual de comprometidos). No sé hasta que punto ha sido intencionado este parecido, pero, desde luego, se lo tienen que tomar como un cumplido, porque han conseguido unir lo mejor de estos grandes musicales y hacerlo suyo… Incluso consiguen colar un pequeño guiño a los grandes musicales al final de la noche con un grito que recuerda mucho al de Elphaba al final de Defying Gravity.

Si no me creéis, os dejo la canción “Pablo Puyol Es Gay” de Venidos A Menos y “Si Fueras Gay” de la producción de Avenue Q que tuvimos en España hace un par de años para que juzguéis por vosotros mismos.


O la actuación de Andrew Rannells en los Tonys cantando “I Believe” de The Book Of Mormon.


Por cierto, una recomendación: llevad dinero al espectáculo, porque después querréis compradles merchandising… Aunque sea por pena… (Cuando vayáis, lo entenderéis) 😉

Podéis verlos en el teatro La Strada de Madrid y en varias salas a lo largo y ancho de nuestra geografía, como por ejemplo, de nuevo, en el Pub Ópera de Valencia el 19 de febrero. Consultad sus próximas actuaciones en la web de Venidos A Menos.

M.
Anuncios