Hola, gente! Lo sé, os tengo abandonadísimos, así que antes que nada me gustaría dar las gracias a todos los que seguís aquí pese a que hayamos bajado un poco el ritmo (y agradecerle a Paola que defienda el fuerte mientras estoy estudiando). 


Estos días, pese a estar encerrada en la mazmorra, ha sido imposible vivir ajena a la revolución que está suponiendo HAMILTON en Broadway basado en la biografía de Alexander Hamilton (uno de los padres fundadores de los Estados Unidos) por Ron Chernow. El musical, con letra y música de Lin-Manuel Miranda (In The Heights) cuenta la historia del primer secretario del tesoro de EEUU a base de música hip-hop, R&B o jazz, dándole un toque contemporáneo a los pantalones bombachos o las enaguas que lucen los actores. Protagonizado por el propio Miranda y con nombres como Jonathan Groff o Leslie Odom Jr., el musical acumula visitas tan relevantes como el actual presidente Obama con sus hijas, la primera dama, los Clinton y todas las celebrities que se te puedan ocurrir (y si, quien sea, no ha ido todavía, no dudes que ya lo tendrá escrito en el calendario). 
Photo Credit: NYPost
En resumen, es el éxito de la temporada, tanto que ya se están haciendo chistes con si este año los Tony Awards deberían llamarse Hamiltonys porque nadie duda que va a arrasarlos, junto con cualquier premio al que sea candidato este año. Pero no es solamente en este frente en el que está haciendo historia este musical… 
En nuestra sección #BwayParaPrincipiantes ya os hemos hablado hablado de las LOTTERIES, que son esos sorteos que realizan la mayoría de musicales de Broadway (y algunos del West End) dos horas antes de cada función y que permiten al afortunado ganador comprar 2 entradas de primera fila a un precio realmente asequible (alrededor de los 20-30 $). Generalmente se suele aconsejar que se vaya en días entre semana, matinées, días de lluvia… días que pueda haber poca gente para aumentar tus probabilidades de ganar. El proceso, en sí, suele ser bastante divertido: primero rellenas tu papeleta con tus datos y la metes al bombo. Cuando llega la hora, los encargados de seleccionar las papeletas, “la mano inocente”, suelen ser actores del reparto o personal de la producción e intentan hacer todo lo posible para animar a los candidatos que ahí se reúnen. En la lottery que estuve yo, para The Book Of Mormon en Londres, nos dijeron que teníamos que gritar bien fuerte cada vez que saliera un nombre, nos hicieron cantar cumpleaños feliz a gritos a una de las ganadoras y cosas por el estilo. Al principio, por eso de estar una mañana de miércoles en mitad de la calle en pleno centro de Londres daba un poco de vergüenza, pero os puedo asegurar que la emoción se iba contagiando y, apenas llevaban cinco nombres cuando ya estábamos todos gritando como locos… He de reconocer que el hecho de que con sólo oír cómo decían “desde España…” yo ya estuviera gritando, ayudó un poco (bastante) a ese ambiente festivo.

El caso, que me voy por las ramas, es que un musical tan especial como HAMILTON no podía tener otra cosa que una lottery muy especial. Tanto, que reúne cada día a más de 100 personas, gente que muchas veces ni siquiera quiere optar a esas entradas baratas (en el caso de este musical, a 10$ en efectivo por ser la cara del susodicho Hamilton quien aparece en el billete). 


¿Y a qué se debe semejante afluecia? Pues a que cada #HAM4HAM (“Hamilton for Hamilton” o 1 Hamilton por un Hamilton) es todo un espectáculo. Puedes encontrarte a Lin-Manuel contestando a preguntas usando sólo la letra de Les Misérables a través del megáfono, miembros del reparto versionando éxitos o miembros de otras compañías haciendo apariciones especiales bien sea cantando canciones de su show (como Andy Mientus y Krysta Rodriguez cantando Totally F*cked de Spring Awakening con Jonathan Groff) o de otros (James Monroe Iglehart de Aladdin cantando Ragtime) o actuaciones como esta de Kelli O’Hara rapeando junto a Lin-Manuel.


Viendo esto, queda claro que en Hamilton han convertido las lotteries en un auténtico arte al que no pueden resistirse ni los actores de los otros musicales de la zona así que, si vais a NY (independientemente de que os aconsejemos que no dudéis en visitar este musical), cuando tengáis un hueco, pasad por la puerta del Richard Rogers Theatre (46th St.) a eso de dos horas antes de la función y nos contáis cómo fue vuestro #HAM4HAM.
“@Matt_Morrison: One of my favorite things to do between shows is getting incognito and seeing the show!…

Desde aquí, sólo puedo despedirme de una forma: 
#YAYHAMLET* #OLÉHAMLET

*(Y esta pequeña broma, la dejamos ya para otro post :P)

Marta R.
Anuncios