Si te gustaron los #BeyondTheBarricade de las navidades pasadas, con actores de la película Les Misérables… Nos colamos esta vez en las barricadas españolas, que estos días se encuentran en el Palau de Les Arts Reina Sofía para hablar con CARLOS SOLANO, nuestro Enjolras!

Quizás os suene de otros musicales como Grease, El Último Jinete, We Will Rock You o My Fair Lady… y es que Carlos no para! Ahora esos ojos azules dirigirán a los estudiantes del Café Musain hacia la victoria o.. bueno… ya sabéis.

Os dejo todo lo que nos contó Carlos, que fue un solete y me dejó acribillarle a preguntas mientras se preparaba para la función. Espero lo disfrutéis tanto como disfruté yo haciéndola!!
No es que Enjolras tenga un pasado oscuro en las galeras, es que Carlos empieza así la función!

BiS: Desde pequeño has estado unido a Los Miserables…
CS: Sí… yo hacía de Gavroche en el ’92. Soy una de las 3 personas aquí en España que ha hecho las 3 producciones, otro es mi hermano Víctor [Díaz] y la otra es Eva Diago. Además, hemos coincidido los 3 en las 3.

BiS: Qué recuerdas de aquella experiencia?
CS: Fue algo indudablemente único. Yo llevaba ya viviendo el teatro desde los 6 años en agrupaciones amateur de zarzuela, pues eso, con más de 100 títulos de zarzuela a las espaldas y yo era el niño en todas ellas. Cuando llegó Miserables, yo no sabía lo que era un musical, ni nada… Ese  musical se montó con mucha gente lírica, que yo ya conocía, como Luisa Torres, era compañera mía en esas zarzuelas, que era Cosette y fue ella la que nos dijo: “Oye! Por qué no presentáis a Carlitos en esto?”. El casting llevaban dos años haciéndolo aquí en España y ya habían cogido a los niños. Y nada, yo me presenté a las pruebas de sopetón, sin partitura de la canción… en plan: “Hola, soy Carlos, vengo a presentarme al casting, quiero participar en esto”. Canté El Caballero de Gracia de una zarzuela, de La Gran Vía. Ken Cadwell y MªLuisa Castellanos, que hacían el casting, me cogieron. Fue salir del casting y ya estaba dentro.
¿Lo que viví yo allí? Algo único, indudable, hacía dos funciones a la semana, yo era de Madrid, entonces mis hermanos me llevaban y me traían… pero claro, era para mí un juego. Y lo que más mola ahora es ir encontrándote con la gente con la que compartí aquello. Eva Diago, mi hermano… bueno, a mi hermano lo veo siempre! Pero es un subidón!! Es lo que más recuerdo, el entusiasmo con el que viví aquello y lo especial que fue, lo bonito que fue.
BiS: Cómo se compagina para un niño lo de actuar por las tardes e ir al cole y hacer vida normal por las mañanas?
CS: Yo, por ejemplo, soy partidario de que los niños no trabajen, pero reconozco también que aquí en Miserables (en otras producciones no sé), el cuidado y el cariño con el que se trata a los enanos es muy, muy grande. Todo lo tienen medido, todo lo tienen controlado, los horarios… no dejan de ser niños. El problema aquí un poco puede ser, a veces, el tema de los padres. Cómo educan a un niño para enfrentarse a una historia de estas. El teatro tiene que ser un juego, tengas 6 años o tengas 80 y  tiene que ser algo que te guste hacer, no algo competitivo ni algo por lo que pisar a nadie. Tú luchas por ti mismo, como pasa en el tenis, ahí el que falla es Rafa Nadal, el otro puede ser muy bueno, pero el que falla la pelota es él. Aquí pasa parecido, si falla, fallo yo.. y claro, el tema de la disciplina, intentar inculcar a un niño una disciplina de éstas, en parte viene bien, pero es un arma de doble filo, hay que medirlo muy bien. Ser muy sensato, sobretodo los padres… Yo tuve padres sensatos.
BiS: Cómo surgió lo de ser actor? Surgió de ti o por estar tu hermano también metido? Siempre lo has tenido claro?
CS: No, de hecho, de mi familia yo fui el primero en ser profesional, fíjate, mi hermano Víctor como era quien me llevaba, cogió un puesto de cañonero de luces en Miserables y luego hubo una vacante en el coro y dijeron: “Oye! Que el del foco canta!”, le hicieron la prueba a mi hermano y acabó dentro… Pero el cómo surge dedicarte a una cosa de éstas, en mi caso un poco de chiripa. Mi padre nos metió en una agrupación amateur de zarzuela y nos criamos entre familias, con muchos niños y en un ambiente muy familiar. Vivimos el teatro un poco desde esa base. La verdad es que son unos recuerdos alucinantes, luego eso lo trasladas a que tienes que ser “profesional”, no dejas de ser un niño de 12 años… y lo seguía viviendo igual, jugando, jugando y no parando de jugar… hasta el día de hoy yo creo.
BiS: Si no fueras actor/cantante, qué serías?
He trabajado de muchas cosas, soy muy manitas. Me gustan las cosas manuales. Yo tengo el técnico auxiliar de delineación, de delineante, y el FP2 como tornero (carpintero del metal). Me gusta todo el tema manual, de forma que cualquier oficio manual me gustaría… y montañero… probador de playstation… cualquier cosa de esas me encantaría!
BiS: Qué se siente al dar vida al “alma de la revolución” en el musical?
CS: Es un subidón, es un personaje tremendamente vivo, muy pasional, constantemente narrando lo que quiere que sea para él la sociedad e involucra a todo el mundo en sus ideales, en sus fantasías… Él quiere sacar la pobreza de las calles, que los niños tengan un sitio donde ir…
Interpretar a un personaje de este tipo te exige mucho, porque tienes que estar siempre al 100%, es lo que decía antes, es un personaje tremendamente energético y físicamente también, tienes que estar muy al 100%, tienes una barricada, etc. Yo al gimnasio no, pero intento correr, estar en forma. Es un personaje muy grato de representar.
BiS: La anterior imagen que tenemos de Enjolras es la de Daniel Diges, qué crees que le aportas tú al personaje?
CS: Como yo siempre digo, un personaje es mucho de quien lo interpreta. Daniel Diges es un chaval con muchísima luz, es un “chico con estrella” que se suele decir, tiene una planta impresionante y tiene un vozarrón. Lo que puedo hacer distinto a lo que pudo hacer él… yo por ejemplo tengo la suerte de haber vivido Miserables desde siempre, así que intento leer el personaje de otra manera. Él, me acuerdo que era tremendamente pasional en sus ejecuciones a nivel físico, yo intento ser mucho más comedido, intento enfocar mucho con la cara y utilizar poco el cuerpo. No sé, el enfoque corporal que tenemos él y yo es muy distinto… pero indudablemente, por circunstancias… él me saca una cabeza, eso es así‼ Entonces yo tengo que defenderlo de otra manera, para llamar esa atención más. Intento ser un Napoleón, que con poco que se mueva llega. Intento llevarlo por ahí.
BiS: En qué crees que te pareces a tu personaje y en qué os diferenciáis?
CS: Qué tiene Carlos de Enjolras? Yo creo que la energía, yo a veces cuando me propongo hacer algo, hasta que no lo acabo no cambio a otra cosa… y Enjolras es muy parecido. Qué puede tener Enjolras de mi? Yo creo que su energía, somos personas tremendamente energéticas… lo han tenido muy fácil en el casting. Y en qué nos diferenciamos? Él está descrito en el libro como un Adonis, como un ángel rubio… Yo creo que yo no soy así, jeje.
BiS: También interpretaste a Grantaire, que es un personaje muy popular entre los seguidores de los miserables, qué es lo que más te gustaba de interpretar a Grantaire?
CS: Grantaire realmente es la antítesis de lo que es Enjolras, en todo lo que le sucede. Grantaire, indudablemente, también tiene su energía, una energía brutal pero muchísimo más contenida de lo que pueda tenerla Enjolras. Es el Pepito Grillo de la barricada, de la revolución, pero a la vez admira enormemente la determinación que tiene Enjolras para hacer sus cosas en montar la revolución y por qué la monta. Grantaire a lo mejor lo hubiera hecho de otra manera, hubiera esperado a otro momento… pero debido a sus limitaciones, supongo que sentimentales ya que es un tío que bebe mucho, que, por decirlo de alguna manera, se autolesiona, se autodegrada. Por ejemplo, eso es algo que también admira de Enjolras, esa pulcritud que pueda tener. Lo venera. Es un amor-odio lo que tienen entre ellos.
Primero era un personaje que había hecho un buen amigo, Jordi Fusalba, que desgraciadamente ya no está entre nosotros y, bueno, tener la oportunidad de poder recordarle interpretando el papel que él hacía es una gozada. También me gustaba que es un personaje que anda mucho con el niño, todo como que se va entrelazando con lo que yo llevo viviendo en Miserables. Miserables es un musical muy, muy, muy personal, podría decir que es mi musical.
BiS: Tu carrera como actor es ya muy amplia… podrías contarnos alguna anécdota divertida, algún momento “tierra trágame” que te haya ocurrido?
CS: Muchos! Muchísimos! Recuerdo uno que me pasó con Gavroche, que se me olvidó completamente la letra y me la inventé, seguí cantando, acabé la canción y aquí no ha pasado nada. O, de repente, haciendo de Danny Zucko en Grease, con la música todo amplificado, mi voz amplificada, que se rompiera mi micro y tener que cantar todo a capella, hacer a los músicos que bajen música y acabar así la canción. Al público también le gustan mucho esas cositas, cositas del directo que sucedan y ver cómo el actor lo resuelve… El público siempre las agradece, la verdad, son anécdotas que siempre uno recuerda cuando va a ver una función.
BiS: Pero son muy liiiiights‼!
CS: Vale! Ya sé! Me pasó una vez, haciendo el chambelán, que es un personajillo chiquitito que hay aquí, en una de las primeras funciones que hacíamos en el 2010, que no me abroché lo de delante del pantalón, pero yo hice la escena como si la tuviera abrochada, porque no lo sabía… y claro, todos mis compañeros me estaban mirando un montón y yo no entendía por qué se reían tanto de mí, si yo lo estaba haciendo muy bien‼ Estaba en mi personaje!! Y luego, cuando me veo fuera, que miro al espejo… ahí sí que dije “tierra trágame!”
BiS: Has dicho que este sería tu musical. Qué musical en el que no hayas trabajado te gustaría hacer? Qué personaje?
CS: Tony en West Side Story, es un personaje que me encantaría representar. Es uno de mis preferidos, a nivel musical me parece el musical más bestia que se ha compuesto, sin desmerecer, indudablemente, a Miserables y a tantos otros, pero reconozco que WSS a nivel musical es una delicia, una obra de arte.
BiS: Viajas a ver otros musicales en Londres o Nueva York? Qué musical de los que hay en cartel por ahí te gustaría ver?
CS: De España solo he salido para ir a Marruecos y a Japón, quiero ir a Londres y NY pero siempre acaba surgiendo algo. Billy Elliot sería uno de los que me gustaría ir a ver, Wicked también… sé que son de los más comerciales pero pienso que son dos musicales que yo no me perdería.
BiS: Viste la película de Les Misérables las navidades pasadas? qué te pareció? Qué es lo que más te gustó y lo que menos? Qué te pareció que se le diera más espectacularidad a la muerte de Enjolras? Porque sí que es verdad que se parece más al del libro (arrinconan a enjolras y lo fusilan con grantaire), pero ya lo de salir por la ventana colgando de la bandera…
CS: No me pareció mal, está muy bien. El único que no me gustó nada CANTANDO fue Javert. Entiendo que quieran promocionar una película de esta magnitud metiendo a gente conocida mundialmente, pero si metieran a CANTANTES molaría más. A ver, independientemente de que sea una película, no deja de ser un musical y un musical hay que cantarlo… y tienes que coger a cantantes, actores y cantantes. Miserables requiere los dos. Este tío no canta‼ En general la película me gustó. Bastante entretenida y cuenta algunas cosillas del libro que me gustan, como la muerte de Enjolras junto con Grantaire…
BiS: Pero lo de tirarlo por la ventana dicen que es un guiño al musical…
CS: Sí, es un guiño, como dices, pero no es un guiño que chirríe. Por ejemplo, otra cosa que no chirría y que me gustó bastante es el hecho de que Fantine cantara la canción después de haber sido violada. Esa parte también está muy bien y ojalá los creativos del musical la incluyeran así. Indudablemente está bastante establecido y no es fácil cambiar algo así, especialmente teniendo una partitura por medio. Es muy difícil cambiar una partitura, algunas escenas dices “bueno, vale, las puedes adaptar mejor” pero una adaptar una partitura, unos cambios de ropa… Es muy, muy, muy difícil.
BiS: No sé si sabrás que en internet, Enjolras es todo un fenómeno de masas y hay muchas fans que comentan que lo seguirían a la barricada o a … algún sitio más tranquilito… tú has notado algo de eso aquí?
CS: Yo, sinceramente no mucho, también es verdad que llevo peluca y… yo creo que no me reconoce mucho la gente a la salida. A parte, no sé si a mí el escenario me hace más grande, claro, yo cuando salgo soy más pequeñito. No sé, no me suelen parar mucho a la salida, la verdad. Ni lo agradezco, ni no lo agradezco… Sí que me felicitan mucho por mi trabajo, les gusta mucho lo que hago, pero no me paran demasiado a la salida, no sé si por vergüenza, aunque yo también ando mucho a mi rollo.
BiS: También se compara por ahí la barricada con un grupo a lo Backstreet Boys, siendo Enjolras el leader del grupo. En qué crees que se basa el sex-appeal de Enjolras?
CS: En serio???? Eso no lo sabía‼ Jajaja‼ No sé, no entiendo yo mucho de sex-appeal, sinceramente… jajaja. A ver, todos los líderes llaman la atención siempre y supongo que eso también engancha mucho, el hecho de que se le siga tanto. Imagino que más bien viene por ahí que por otra cosa. Tampoco es un tipo duro o el malote de la clase, será por tema de liderazgo.
BiS: El chaleco es la prenda más conocida de tu personaje. Qué prenda es la que más te gusta del vestuario de tu personaje?
CS: El chaleco, indudablemente. Espero poder comprarlo algún día cuando acabe… o que me lo regalen o algo. Tener el chaleco cuando acabe la producción. El chaleco mola muchísimo… y si me pudiera hacer una cazadora de cuero rojo de ese tipo…. Soy un poco ochentero!
BiS: Para terminar. Ahora que las tiendas ya se empiezan a llenar de temática navideña… qué le traerían a Enjolras los Reyes Magos?
CS: Eso depende de los Reyes Magos…
BiS: Venga, vaaaa… Qué le pedirías tú?
CS: Ganar la revolución.
(Guido Balzaretti: un Valium)
CS: Sí, un buen Valium estaría bien! Eso se lo tendría que pedir a Grantaire!

Anuncios