Hay que tener valor para estrenar un espectáculo en plena pandemia. Este equipo de jóvenes (gracias a SUERTE EN MI VIDA producciones) se han atrevido y el resultado es un musical que resulta más necesario que nunca, que está llegando al corazón del público barcelonés y que está ocupando todas y cada una de las butacas del Teatre Gaudí que las medidas de seguridad les permiten habilitar.

Nos habían hablado muy bien de este musical pero las restricciones y cambios horarios por el toque de queda nos hicieron imposible ir a comprobarlo en persona. Estas Navidades han tenido la oportunidad de reestrenar el espectáculo y esta vez lo hemos conseguido. Nuestras expectativas han sido más que cumplidas y ya podemos confirmaros que Barcelona 24h es una delicia y un soplo de aire fresco. ‘Comfort Theatre’ del bueno, de ese que os hará sentir mejor.

La historia sigue las vivencias de cuatro jóvenes Barceloneses cuyas vidas se entrecruzan estilo Love Actually. Es una carta de amor a la ciudad y a todos esos sitios y momentos por los que hemos pasado los que hemos vivido nuestra juventud en Barcelona. Pero no todas las historias son de amor… vemos historias sobre la importancia de tomar decisiones y de ser uno mismo, sobre perseguir los sueños, sobre superar rupturas… y sobre como cruzarte con alguien en un momento concreto puede influirte y ayudarte a encontrar tu camino.

El texto y la música original son de Pau Barbarà. Es su primer musical y solo esperamos que sea el primero de muchos por que el talento de este chico es innegable. Dídac Flores ha sido el encargado de los arreglos y la dirección musical y el resultado son unas muy buenas canciones con letras ingeniosas y melodías muy “musicaleras” que enganchan enseguida. El espectáculo cuenta con un pianista en directo (antes el propio Dídac y ahora Mikel Herzog) que de vez en cuando entra en escena para interpretar a Abdul (uno de los personajes que seguro todos tenemos presente en nuestra vida cotidiana: el vendedor del colmado/badulaque, comúnmente conocido como “el Paqui”).

La Dirección corre a cargo de nuestro querido Marc Flynn (otro al que también se le da bien todo) y el equipo artístico lo completan Rubén Yuste en la coreografía y el moviemiento; Jordi Bulbena en la escenografía, Dani Gener en el diseño de la iluminación; y Helena Palau como encargada de audiovisuales (foto y video).

Varios actores (Àlex Sanz, Anna Piqué, Laia Fontàn, Jauma Casals, Mireia Òrrit, Ferran Fabà y Carles Pulido, recientemente incorporado al cast) se turnan para interpretar a los cuatro personajes. En la función de ayer pudimos disfrutar de Àlex Sanz como Àlex, el romántico empedernido cuyo sueño es ser como Hugh Grant que nos robó el corazón; Anna Piqué como Carla, la fotógrafa a quien le falta un empujoncito para atreverse a cumplir su sueño; Carles Pulido como Mario, el joven “workaholic” que se pasa el día en la oficina y que sin darse cuenta está perdiendo su juventud; y Mireia Òrrit como Júlia, la ‘niña bien’ de Sarrià que se independiza de sus padres como acto de rebeldía sin saber muy bien todo lo que ello conlleva… Todos ellos consiguen unos personajes carismáticos con los que cualquiera empatiza. Nosotras nos sentimos identificadas con algo de cada uno de ellos y nos quedamos con ganas de saber más. Al fin y al cabo, todos tenemos que tomar decisiones importante y miedos que afrontar en nuestro día a día…

En cualquier caso, tanto el mensaje del musical como la valentía de esta compañía, nos han inspirado para seguir adelante con nuestros sueños y para tener esperanza en estos momentos de incertidumbre. No pasa nada si no podemos viajar… ¡tenemos el off Broadway aquí mismo! Les deseamos un camino muy largo y todo el éxito del mundo.

Paola Marín